Site Loader
mercado de valores

Hacerte rico en el mercado de valores no es fácil, si no todo el mundo lo haría, pero cualquiera puede lograrlo si dedica el tiempo adecuado en desarrollar las habilidades correctas.

Aquí podrás encontrar una introducción para iniciar tu camino hacia la sexta y séptima cifra.

¿Qué es el mercado de valores, en realidad?

El mercado o bolsa de valores es un espacio (real o virtual) en donde empresas venden activos a inversionistas. Las empresas se benefician recaudando fondos para financiar su crecimiento y los inversionistas se benefician con la posibilidad de multiplicar su dinero. El mercado de valores también permite a los inversionistas vender sus activos a otros inversionistas.

¿Qué son los activos?

Los activos financieros son productos no-físicos que derivan su valor de la promesa de un pago futuro y de su oferta y demanda en el mercado.

Los tipos de activos más comunes que se comercializan en el mercado de valores son los siguientes:

Acciones

 Las acciones representan un porcentaje de propiedad de una compañía. Es decir, que si una compañía está dividida en 100 acciones y tú adquieres 20, eres el dueño del 20% de la compañía.

Algunas compañías pagan dividendos, lo que significa que reparten un porcentaje de las ganancias entre los accionistas, pero otras reinvierten los excedentes en su crecimiento.

Bonos

Los bonos son préstamos que un inversionista hace a una empresa o a una entidad gubernamental. A cambio, la empresa paga intereses al dueño del bono y devuelve el dinero prestado después de un periodo de tiempo.

Generalmente, los intereses se pagan de acuerdo a una tasa fija, pero también existen bonos de tasa flotante.

Por ejemplo, un inversionista puede comprar un bono de €1.000 a 10 años con una tasa fija del 5% anual. El inversionista cobrará €50 al año por 10 años y al final recuperará los €1.000 invertidos. El inversionista habrá invertido €1.000 y recibido €1.500 en total de valor nominal.

Los bonos se consideran menos riesgosos que las acciones, aunque conllevan el riesgo de que la entidad que los emite se declare en bancarrota; pero aún en esos casos los bonos se pagan antes que las acciones al liquidar los activos de la compañía.

Este tipo de activos también pueden perder valor si suben las tasas de interés en el periodo activo del bono. Esto es porque si tengo un bono a 10 años con una tasa del 5% y al segundo año el mismo u otro bono se ofrece con una tasa del 6%, no voy a poder usar ese dinero para comprar el segundo bono.

Derivados

Los derivados son productos que adquieren su valor al estar ligados a otro activo financiero o a un grupo de éstos (como un índice).

Algunos de los derivados más comunes son los futuros y las opciones.

Futuros

Los futuros son contratos en el que una parte se compromete a comprar un activo o una mercancía a un precio determinado en una fecha determinada.

Si creo que una acción que vale €10 va a subir al menos 20% en los próximos 6 meses, puedo comprar un futuro comprometiéndome a comprar la acción a €11 en 6 meses. Al final del periodo, si la acción vale €12, habré ganado €1 por acción, si vale €10, habré perdido €1.

Por el contrario, el vendedor asume que la acción valdrá menos de €11 en esa fecha.

La persona que se compromete a vender la acción, se dice que está “corto”; la persona que se compromete a comprarla, está “largo”.

Las opciones son parecidas a los futuros, pero con la diferencia de que el comprador de la opción adquiere el derecho de comprar o vender un activo a cierto precio y en cierto plazo, en lugar de la obligación.

Opciones

Para comprar una opción se paga una cuota inicial y, si el dueño de la opción decide no ejercerla, sólo perderá esa cuota. Por esta razón las opciones tienen un riesgo limitado.

El mercado secundario

Aunque los activos ya descritos son suficientes para crear un portafolio diverso, son sólo una fracción de las inversiones posibles en el mercado de valores. Algunas de las inversiones más interesantes suceden en el mercado secundario.

El mercado secundario sucede cuando los inversionistas venden sus activos financieros a otros inversionistas.

Los activos en el mercado secundario se determinan de acuerdo a la oferta y la demanda.

En el caso de los bonos que describimos arriba, si las tasas de interés subieron del 5% al 6% desde que lo compré, me gustaría vender mi bono del 5% en el mercado secundario para comprar uno del 6%. El problema es que mi bono no sería atractivo para los inversionistas porque ellos podrían simplemente comprar uno con 6% de interés. Por esa razón, tendría que vender mi bono más barato de lo que lo compré.

¿Cómo se hace dinero en el mercado de valores?

El éxito del inversionista en el mercado de valores depende de su portafolio, es decir, de los activos que haya adquirido. Asimismo, la productividad de un portafolio depende de su gestión de riesgo.

Un portafolio riesgoso podría tener un porcentaje alto de acciones volátiles. Éstos tienen la posibilidad de multiplicarse rápidamente, pero también de perder su valor. Con la posibilidad de altas ganancias viene un alto riesgo.

Por el contrario, un portafolio de bajo riesgo podría estar formado de bonos del Estado. Éstos pagan poco, pero no suelen generar pérdidas debido a la baja probabilidad de que una entidad de gobierno no sea capaz de pagar sus deudas.

Hay varias maneras de balancear un portafolio dependiendo de varios factores:

  • ¿Qué tan activo o pasivo quieres ser como inversionista?
  • ¿Cuál es tu tolerancia al riesgo?
  • ¿En cuánto tiempo quieres retirar tus ganancias?

Regresa a la página principal

Ve a la página de la Bolsa de Madrid

José López Cusi