Site Loader
apostadores deportivos

Con la profesionalización de las casas de apuestas y la sofisticación de la tecnología utilizada por ellos, cada vez es más difícil vencer a la casa. Sin embargo, todavía existen los apostadores deportivos profesionales.

¿Cómo pueden seguir haciendo dinero constantemente?

Panorama de las apuestas deportivas en España

Desde la creación de la ley de juego española del 2011, las apuestas deportivas se han disparado desde mil millones de euros en 2012 hasta más de siete mil millones en 2017 (último año publicado por la Dirección General de Ordenación del Juego).

En ese año había más de un millón de apostadores deportivos activos, con más de trescientos millones de usuarios nuevos con relación al año anterior. Y todas estas cifras sólo van en aumento.

En Madrid, una de cada cuatro casas de apuestas está a menos de doscientos metros de un instituto.

Cuánto dinero se gana contra cuánto se pierde

A pesar de la popularidad de las casas de apuestas, sólo uno de cada cinco apostadores en España recibe más de lo que paga en un año. El 5% de los usuarios con más ganancias reciben trescientos treinta euros; el 5% con más pérdidas paga casi dos mil euros; y sólo el 30% de los usuarios empatan.

Las casas de apuestas se quedan con el 10% de todo el dinero apostado en ganancias.

Apostadores deportivos profesionales

Sin embargo, los apostadores deportivos profesionales aún no se han extinguido. Recientemente el apostador deportivo James Holzhauer llevó la profesión a la popularidad después de romper records en el programa de televisión americano Jeopardy.

La realidad es que sólo una fracción de la población es capaz de vencer la superioridad de las casas de apuestas constantemente, e incluso ellos sufren dificultades, ya que no existe ninguna regulación que impida a las casas vetar a los ganadores, cosa que sucede comúnmente, sobre todo en Europa.

Las apuestas son problemas de probabilidades. Los equipos favoritos pierden frecuentemente, pero a la larga los resultados se balancean hasta volverse consistentes.

Por ejemplo, si se lanza una moneda diez veces, probablemente caerá bastantes más veces de un lado que del otro, pero si se lanza mil veces, probablemente la moneda caiga de cada lado muy cerca del 50% de las veces.

Esto es importante porque lo máximo a lo que puede aspirar un apostador profesional es a márgenes pequeñísimos (menores al 2%) distribuidos al largo plazo.

Algunas de las técnicas que usan son las siguientes.

Vencer la línea

 El sistema que utilizan las casas de apuestas para calcular el margen de puntos por el que un equipo debe ganar para pagar una apuesta es casi perfecto, pero depende de que un gran número de personas hayan apostado y de que no haya mucho tiempo para imprevistos que alteren las probabilidades. Lo que quiere decir que es un proceso.

La línea para un partido el domingo en la noche es más imperfecta el lunes anterior, que el domingo por la mañana.

Por ejemplo, en la NFL (donde los empates no son comunes), un partido Dallas-Pittsburg puede empezar la semana con una línea de Dallas +5 y cerrar en Dallas +5.5.

Quienes apostaron el lunes a favor de Pittsburg tendrían una ventaja sobre el resto de los apostadores que se esperaron hasta el final porque Pittsburg solamente necesita ganar por cinco para cobrar en su caso, en lugar de por seis.

Arbitraje

El arbitraje consiste en combinar las distintas líneas para los mismos eventos en distintas casas de apuestas. Usando el ejemplo anterior, si una casa de apuestas tiene el partido con la línea Dallas +5.5 y otra Dallas +4.5, puedo apostar a favor de Pittsburg en la primera y a favor de Dallas en la segunda.

Así, si se cumple sólo una de las apuestas, perderé únicamente la comisión, pero si Pittsburg gana por cinco, ganaré las dos apuestas.

Estas oportunidades no son tan comunes en apuestas populares, pero pueden encontrarse en apuestas poco comunes.

Información privilegiada

Una manera de vencer al mercado es tener información privilegiada. Una manera de conseguirla es ser un especialista en un nicho. Si uno sabe más que todos los demás sobre un equipo o una liga desconocida, es posible que tenga una ventaja en apuestas relacionadas con éste.

Entre menos popular sea una apuesta, menos eficiente es el margen de las casas de apuestas.

Conclusión

Es posible ser un apostador deportivo profesional, pero es necesario una liquidez importante y una visión a largo plazo. Además, es necesario lidiar con las casas de apuestas que tienen la libertad de vetar a quien sea o limitar sus apuestas.

Si estás buscando invertir tu dinero, quizás tengas más suerte leyendo nuestro artículo sobre el mercado de valores.

Temas Interesantes